• Ventajas de las mamparas acrílicas

  • La calidad de una mampara de baño viene dada por una serie de elementos. El material con el que están fabricados los paneles y la perfileria son importantes en cuanto a la durabilidad, pero también lo son la resistencia, el hermetismo del sistema de cerramiento y los acabados.

    Hasta ahora el primer puesto en cuanto a resistencia, seguridad y vida útil, se lo llevan las mamparas de vidrio templado y es por ello que muchos las eligen al momento de invertir en mamparas de ducha. Sin embargo hacerse con una de ellas significa una inversión inicial importante.

    En respuesta a algunas necesidades especificas  aun se fabrican las mamparas de acrílico, que cuentan entre sus beneficios el ser traslucidas y tener  un precio sensiblemente inferior. Claro que no durarán la misma cantidad de tiempo, pero pueden ser una buena opción en muchas situaciones.

    Cuándo elegir una mampara acrílica

    Son muchas las razones que pueden llevar a tomar la decisión de decantarse por una mampara acrílica, en vez de por una de vidrio templado. Algunas de las más comunes son el estar dándole un cariño al  baño de un piso alquilado para cambiarle un poco la cara, sin querer invertir mucho dinero, o el de seleccionarla para la ducha del baño de los niños. Algo que no muchos conocen es que las exigencias de mantenimiento también se reducen, pues en ellas se notan menos las huellas de las gotas y los restos de jabón o cal.

    Las mamparas acrílicas tienen paneles cuyo grosor es bastante menor que el de las de vidrio templado, por lo general rondan los 4 mm. Esta condición las hace más fáciles de mover al ser más ligeras y es ello lo que lleva a muchos a incorporarlas, cuando buscan soluciones de mamparas de ducha para los baños de los pequeños de la casa.

    Las dimensiones del aseo son otra de las razones que a menudo llevan a la selección de las mamparas de metacrilato, pues el sistema de apertura es por lo general del tipo de puerta corredera o plegable. En estos casos el espesor de las láminas suele estar entre los 2 y los 4 mm, lo que supone unas guías fabricadas en aluminio, ya sea anodizado o lacado, un poco mas notorias para darle estabilidad al conjunto.

    Bajo mantenimiento, ideales para quienes no tienen tiempo para limpiar

    Las mamparas acrílicas o mamparas de plástico como también se les suele llamar, tienen la bondad de disimular muy bien los restos de champú, jabón y hasta los de cal que se depositan en su superficie, por lo que la rutina de mantenimiento puede espaciarse sin que se note tanto la suciedad en la apariencia. Lo único que hay que resaltar es que el trabajo de limpiarlas es bastante más duro que en el caso de las de vidrio templado, motivado a lo rugoso que resulta el material con el cual están fabricadas.

    Toma en cuenta este aspecto al decidirte por una u otra, si no tienes mucho tiempo para realizar una limpieza semanal o el piso no es propio, lo mejor es que compres mamparas acrílicas para la ducha o la bañera de tu casa.

    El mercado de mamparas de ducha te ofrece la opción que necesitas. Las fabricadas en vidrio templado son bonitas y duraderas; pero requieren un mantenimiento al menos semanal para que luzcan siempre bien y son algo costosas. Las de acrílico tienen menor calidad pero también un precio más bajo y además puedes distanciar la limpieza sin que se note tanto. La decisión es solo tuya!!

LLÁMANOS DESDE AQUÍ