• Reduce el doble acristalamiento el ruido

  • Desde su invención en los años setenta, el doble acristalamiento logro convertirse en un modelo ampliamente utilizado en la fabricación de ventanas ya que en teoría dicho sistema ofrece una mayor cantidad de beneficios en comparación un modelo de ventana de acristalamiento único.

    La gran popularidad del doble acristalamiento ha conllevado a que prácticamente todas las ventanas modernas utilicen este tipo de sistema, dado a la primicia de que con un doble cristal se puede obtener el aislamiento térmico que se requiere en la vivienda para mejorar la eficiencia energética de la misma.

    No obstante, es importante tener en cuenta que el doble acristalamiento si bien mejora en gran medida el aislamiento térmico de la ventana, esta mejoría no se suscita en el ámbito del aislamiento acústico.

    La contaminación sónica es un problema muy importante para la sociedad moderna, ya que cada día aumentan los decibeles de dicha contaminación en las calles, localidades y comunidades, especialmente aquellas que se encuentran cerca de aeropuertos, industrias y otras infraestructuras que generan una cantidad importante de ruido.

    Para el individuo, el ruido es un elemento estresante que genera consecuencias que afecta la salud mental lo cual a su vez puede tener repercusiones en el ámbito laboral, social y familiar de las personas, por lo tanto, resulta necesario estar protegidos ante este elemento nocivo para la salud.

    Las ventanas con aislamiento acústico son la solución ideal para la contaminación de sonoro o acústica, sin embargo, es preciso tener en cuenta que los modelos de ventana con doble acristalamiento no ofrecen este beneficio.

    La ventaja de las ventanas de doble acristalamiento sobre los modelos de acristalamiento único en lo que respecta al aislamiento acústico es insignificante, ya que, por ejemplo, un doble acristalamiento con un vidrio 4/16/4 ofrece una protección acústica de treinta decibeles, mientras que un vidrio convencional de 4 mm en acristalamiento único ofrece un aislamiento acústico semejante de veintinueve decibeles.

    Mediante el ejemplo anterior se sustenta el hecho de que el aislamiento acústico de una ventana está determinado por el espesor del cristal siendo este proporcional al cociente de atenuación acústica que ofrece, por lo tanto, cuando se desea un mayor rango de aislamiento acústico se debe procurar utilizar láminas de grosor considerable en uno de los cristales del doble acristalamiento.

    Un tipo de vidrio que ofrece un aislamiento acústico apreciable son los modelos “laminados” los cuales constan de dos láminas de vidrios íntimamente unidas por una delgada película que mejoran el aislamiento acústico de una lámina única, teniendo en cuenta que, por ejemplo, un vidrio de 6+6 cuenta con un impresionante aislamiento acústico de 39 decibeles, lo cual es ampliamente superior al vidrio de convencional de seis milímetros.

    Finalmente, es importante considerar la necesidad de aislamiento acústico de nuestra vivienda o piso, puesto que en el caso de que nuestro hogar se encuentre en una localidad alejada del molesto tráfico y ruido de la ciudad, probablemente sea más beneficioso invertir en una ventana que ofrezca mejores cualidades en lo que respecta al aislamiento térmico.

LLÁMANOS DESDE AQUÍ