• Más del 17% de la población es perjudicada por el ruido

  • El tema de la contaminación sonora y las ventanas con aislamiento acústico para poder contrarrestar este tipo de problema en el interior del hogar se ha popularizado en los últimos años dado a los estudios que se han llevado a cabo con respecto a la influencia de los ruidos en la vida de las personas.

    Recientemente se llevó a cabo una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas con respecto a las condiciones de vida de las personas que residen en España. Dicha encuesta genero resultados desfavorables relacionados con los niveles de contaminación sonora, ya que determino que más del diecisiete por cinto de la población española refiere poseer inconvenientes con los ruidos provenientes del exterior.

    Esta encuesta demostró un crecimiento del 12% con respecto al año anterior (2017) de la cantidad de encuestados que referían tener problemas de tipo contaminación sónica. Las localidades que demostraron tener los índices más altos de individuos afectados por el ruido fueron Baleares (26%), Navarra (28%) y Melilla con el índice más alto registrado por la encuesta (34%).

    La contaminación acústica es un problema que enfrenta todo el continente europeo y que en los últimos años se ha incrementado, teniendo en cuenta que la principal fuente de dicha contaminación es el ruido ocasionado por los medios de transporte y el tráfico.

    En el hogar, la principal fuente de contaminación acústica proviene del ruido ocasionado por los vecinos y las propiedades e infraestructuras que se encuentran cerca de la vivienda, es decir, las conversaciones de los vecinos, el ruido del televisor, las emisiones sonoras de aparatos electrodomésticos, maquinarias, mascotas, etc.

    Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) los niveles de ruido domestico deben oscilar los 45 decibeles, sin embargo, en los estudios llevados a cabo en Europa se ha comprobado que en la gran mayoría de las viviendas se registran más de 65 decibeles de ruido, lo superior a las cifras recomendadas para la salud de las personas.

    ¿Qué opciones tenemos para los molestos ruidos?

    Una de las alternativas más recomendables para afrontar la contaminación acústica que afecta actualmente a gran parte de los hogares de nuestro país es la instalación de ventanas con aislamiento acústico, ya que estos modelos proporcionan una formidable protección ante los ruidos generados en el exterior del hogar.

    Una de las claves del aislamiento acústico de una ventana es el tipo de sistema de apertura de estos elementos, ya que, por ejemplo, las ventanas correderas cuentan con un bajo nivel de aislamiento sonoro dado a que el sistema de cepillos y ruedas que poseen estos modelos para desplazarse representan un medio por el cual se filtra el aire y el ruido proveniente del exterior. En el caso de las ventanas practicables, es necesario mantener en óptimas condiciones el sistema de cierre para que se genere un aislamiento de calidad.

    Además de los perfiles y el sistema de apertura, otra de las variables fundamentales de una ventana que influirá en el aislamiento acústico de la misma es el tipo de vidrio o acristalamiento que posee la misma. El doble acristalamiento si bien ofrece un notable aislamiento térmico no cuenta con beneficios en el ámbito acústico.

    En cuanto a los cristales, resulta importante seleccionar un vidrio que posea un nivel de reducción de ruido de calidad, preferiblemente superior a los diez decibeles, los cuales son la cifra mínima para reducir al 50% el ruido del exterior.

    Configurando una ventana con un vidrio que proporcione una excelente reducción acústica, perfiles de calidad elaborados con material aislante y un sistema de apertura que disminuya al máximo la permeabilidad al aire lograremos disponer de una ventana con un excelente aislamiento acústico que protegerá nuestra vivienda de la contaminación acústica.

LLÁMANOS DESDE AQUÍ