• Maneras de aprovechar las ventanas de PVC

  • Existen muchas maneras de aprovechar las ventanas de PVC y en el post de hoy te contaremos como hacerlo. Por sus excepcionales propiedades aislantes, las ventanas de PVC son la mejor opción para aquellas personas que viven en zonas pobladas donde hay mucho ruido. Asimismo, las ventanas de PVC también son aislantes térmicas, por lo que son perfectas para mantener la temperatura ideal en nuestra casa durante el verano o el invierno. Por si fuera poco, este tipo de ventanas son las más fáciles de cuidar ya que prácticamente no requieren mantenimiento y no se ven afectadas por las condiciones externas.

    En definitiva, son ventanas que también son ecológicas ya que su fabricación no implica ningún daño al medio ambiente y permiten ahorrar energía eléctrica en calefacción o acondicionamiento gracias a su capacidad aislante. También son lo suficientemente resistentes para evitar cualquier robo, por lo que sin duda alguna es el mejor tipo de ventana por el que puedes optar.

    Ventajas de las ventanas de PVC

    Anteriormente ya mencionamos las principales ventajas de las ventanas de PVC, sin embargo, tienes que saber que el PVC no solo tiene excelentes propiedades aislantes, sino que también puede resistir cualquier tipo de temperatura o condición climática y difícilmente se deforma ante fuerza bruta. Por otro lado, se pueden cuidar fácilmente para que duren al menos unos 50 años con tan solo limpiarlas con un paño húmedo y algún detergente o jabón no agresivo. Por ello, al comprar una ventana de PVC, te aseguras una ventana que durará por muchos años y que no requerirá de una gran inversión para su mantenimiento.

    Además, hay que destacar que estas ventanas no generan condensación en sus cristales o perfilería gracias al aislamiento térmico que ofrece el PVC. Eso sí, para que todo esto sea posible, las ventanas de PVC deben ser instaladas por profesionales que garanticen un acabado perfecto y sellado de las ventanas.

    Cómo aprovechar al máximo estas ventanas

    • Limpieza adecuada: una ventana sucia no solo se ve estéticamente mal, sino que también pierda un poco en materia aislante. Por ello, es importante mantener nuestras ventanas limpias en todo momento. Para lograrlo, lo que debemos hacer es limpiar periódicamente con un paño humedecido y jabón. Recuerda que la limpieza de estas ventanas es bastante simple y no requiere de ningún tipo de químico fuerte para remover la suciedad.

    Lo ideal sería primero quitarles el polvo con un paño seco o con un plumero y luego aplicarle un detergente suave. Seguidamente se procede a restregar con un paño para arrancarle la suciedad adherida y, por último, enjugarlas con un paño humedecido. Esto se debería hacer al menos una vez cada dos semanas, pero todo depende de cuán rápido se ensucien.

    • Usa cortinas: con unas buenas y bonitas cortinas no solo agregas un valor estético extra a las ventanas, sino que también lograrás regular el paso de luz a través de ellas. Así que, no lo dudes e instala unas ventanas de calidad en tus ventanas.
    • Disfruta de la vista: una de las principales ventajas de las ventanas es la vista que nos ofrecen al exterior desde el interior de nuestra casa. Por ello, es recomendable contar con unos buenos muebles ubicados de tal forma que tú o cualquiera puedan sentarse en ellos y disfrutar de la vista de las ventanas.
    • Aprovecha la luz que brinda: si es posible escoge las ventanas de PVC de mayor tamaño disponibles en el mercado. De esa forma podrás aprovechar mejor la luz natural en tu casa y no tendrás que encender las luces a cada momento, ahorrando energía de esa manera.
    • Utiliza elementos de calidad en su instalación: para asegurar una vida útil más prolongada y minimizar los gastos a futuro, instala las ventanas de PVC con materiales y herramientas de alta calidad. De esa manera, no necesitarán de mucho mantenimiento en el futuro.
    • Mantén tu casa en buen estado: de nada vale tener unas ventanas de PVC de eximia calidad si, por ejemplo, el marco de la mismo es de una madera deteriorada y con múltiples fugas. Por ello, se aconseja mantener toda tu casa en orden y reparar cualquier fuga de aire para así aprovechar al máximo las propiedades aislantes de las ventanas de PVC.
    • Acompáñalas con un mobiliario de calidad: por suerte, las ventanas de PVC existen en una gran variedad de acabados y colores. Gracias a ello, es posible adaptar el mobiliario de nuestro hogar al estilo de las ventanas, o viceversa, para que luzca de manera estupenda. Si todo en tu casa es de calidad, las ventanas de PVC resaltarán aún más.
    • Comprueba sus propiedades: las ventanas de calidad tienen las etiquetas “ISO Tipo I” o “ISO Tipo III”, las cuales garantizan que las ventanas se han fabricado con materiales que no contienen productos tóxicos y que son verdaderamente aislantes tanto en términos térmicos como sonoros.
LLÁMANOS DESDE AQUÍ