• Mamparas de baño por apertura

  • Si has llegado hasta aquí lo más seguro es que estés tratando de tener cierta idea de cómo es el sistema de apertura de las mamparas de baño. Pues enhorabuena!! Porque aquí hemos preparado un breve texto con la información y las características de todos los tipos que existen. Al terminar la lectura no serás un experto, pero con seguridad podrás tomar una decisión acertada, si lo que tienes en mente es comprar una mampara de ducha nueva.

    El tipo de  mampara de bañera o de ducha elegido para un baño debe estar acorde a las condiciones del espacio, considerando tanto el tamaño del ambiente en general, como la distribución de las piezas sanitarias y el área disponible para la circulación. Afortunadamente hay una solución para cada caso.

    1. Mamparas de baño abatibles

    Cuando la disponibilidad de espacio no es un problema entonces lo ideal es instalar una mampara de baño abatible. Las ventajas saltan a la vista, al permitir un acceso más cómodo a la ducha o a la bañera gracias a que la puerta gira en torno a un pivote. Otra bondad de este sistema es que al no requerir de la instalación de raíles o  perfiles inferiores, minimiza el riesgo de accidentes  al dejar el área de acceso libre de obstáculos que puedan ocasionar tropiezos y caídas. Siempre que sea posible deben instalarse en los hogares donde existan personas  con movilidad reducida, producto de la edad o por presentar cualquier otra condición.  La única desventaja es que requiere mucho espacio para asegurar que la apertura no se verá limitada por el mobiliario o por una pieza sanitaria.

    1. Mamparas de baño plegables

    Cuando se tiene un baño de tamaño reducido entonces debe optarse por una mampara plegable. Este tipo de apertura libera bastante espacio para el ingreso a la ducha o a la bañera, pero sin ocupar espacio de circulación adicional, ya que se abre en forma de acordeón. Su principal desventaja es el desgaste con el uso frecuente, pero instalando una de buena calidad este problema puede ser superado con facilidad.

    1. Mamparas de baño correderas

    Si el baño es excesivamente pequeño o la distribución del mobiliario limita el área libre para la circulación, entonces la solución perfecta es una mampara corredera.  Este tipo de apertura admite el dejar un lado fijo, que muy bien puede ser el lugar donde se encuentra ese lavabo o mueble que impide la colocación de una mampara abatible, detrás del cual se recogerá la hoja movible. Su principal ventaja es que permite la utilización eficiente del espacio disponible.

    La circulación de la hoja u hojas móviles se produce gracias a la instalación de un sistema de rodamiento en el borde superior, en el inferior o incluso en los dos, de manera de ofrecer un  buen nivel de resistencia al uso continuado y un repliegue eficaz para permitir el ingreso al área de la bañera o al plato de ducha.

    Tiene dos ventajas principales: la capacidad de evitar la salida de agua hacia el exterior y el mantenimiento de la temperatura en su interior durante el tiempo que dure el baño. Ambas son producto del grado de estanqueidad que ofrece este sistema, de allí el que sean un tipo de apertura muy popular.

    Otro beneficio de este tipo de mamparas de baño es el amplio catálogo que se encuentra a disposición de los clientes. Hay una adaptable al gusto y a la necesidad de cada quien. Es así como las hay con mayor o menor número de hojas, fabricadas en vidrio templado y hasta las de diseño minimalista donde se reduce el uso de perfiles para un acabado más limpio

    1. Mamparas fijas de ducha

    Las mamparas fijas también conocidas como biombos, gozan actualmente del favor de quienes prefieren imprimir en los ambientes un  estilo minimalista. La razón es simple ya que al estar integrados tan solo de un panel fijado a una pared o como variante haciéndolo acompañar de una puerta, le confieren un aspecto más elegante y sofisticado al ambiente, debido a que  casi no requieren  del uso de perfiles.

    La única desventaja que puede atribuírseles es que si en la casa hay pequeños quizás estos con los juegos propios de esta hora de relax, produzcan las fugas de agua fuera de la bañera o el plato de ducha.

    En la fabricación de este tipo de mamparas son dos los elementos a los que se da una  mayor importancia, la estabilidad y la robustez del producto terminado. Estas condiciones son las que  garantizan el uso bajo estándares de absoluta seguridad y lo que lleva a la utilización de vidrios de al menos 6 milímetros de grosor, pudiendo alcanzar los 8 o incluso los 10, en función del diseño.

LLÁMANOS DESDE AQUÍ