• ¿Cómo puedo limpiar mi mampara?

  • ¿Te preocupan los restos de cal en la mampara de la ducha? ¿Quieres eliminarlos sin complicaciones? Toma lápiz y papel y apunta estos infalibles remedios caseros

    Las mamparas se han convertido en un elemento indispensable en cualquier baño. Poco importa si se tiene una bañera o un plato de ducha, porque cuando se busca eliminar las salpicaduras de agua, la solución es  recurrir a la instalación de una mampara.

    Son bonitas, elegantes, funcionales y mantenerlas siempre limpias supone tan solo secarlas luego de un baño y semanalmente limpiarlas con jabón. De no cumplir estas recomendaciones comenzará a aparecer el moho en las gomas y las juntas y se acumulará la cal haciéndola lucir opaca.

    Si no queremos que esto nos ocurra pues tan solo debemos aprender a limpiar semanalmente la mampara de la ducha y por ello a continuación explicaremos que se necesita y como se debe hacer.

    ¿Qué se necesita para limpiar la mampara de la ducha?

    Si te imaginas una lista de productos y herramientas especiales para conseguir buenos resultados, te engañas, porque para  lograr un acabado transparente y brillante apenas será necesario usar:

    • Un estropajo o un cepillo de cerdas suaves
    • Jabón neutro para la limpieza semanal
    • lejía o amoniaco para una limpieza más profunda. Importante recordar que será uno u otro, pues la mezcla de ambos resulta altamente tóxica.
    • Vinagre
    • Alcohol
    • Agua caliente

    Recuerda que algunas mamparas han sido tratadas con productos específicos para eliminar la cal, por lo que en este caso no tendrás que eliminar las manchas que dejan las gotas de agua.

    Si tienes una mampara de bañera los implementos para limpiarla serán los mismos listados más arriba en este mismo texto. La diferencia fundamental estará en la técnica empleada para hacerlo pues en este caso deberás prestar atención al sellamiento de las juntas dado que allí suele aparecer el moho y los hongos.

    Cómo limpiar la mampara

    Lo primero es saber cuál es el material de la mampara que tienes instalada  en el baño pues de ello depende la selección de los productos antes listados y la frecuencia de limpieza. Por norma general las fabricadas en plástico se ensucian bastante más que las de vidrio templado, así que comenzaremos por ellas.

    Mantener la mampara de plástico en buenas condiciones de aseo es tan fácil como mezclar en un frasco con espray tan solo amoniaco, alcohol y agua. Una vez bien mezclados se procederá a rociar toda la superficie, incluyendo los carriles y las juntas, dejando actuar durante unos minutos para que los productos hagan efecto. A continuación se limpiará con un paño ligeramente húmedo y posteriormente se secará bien.

    Las mamparas de cristal a las que se les ha realizado un tratamiento con productos antical se mantienen limpias durante mucho más tiempo puesto que las gotas de agua que reciben durante el baño son repelidas, pero si no es así existe un producto que se encuentra en la alacena de cualquier casa y que resulta completamente efectivo, nos referimos al vinagre.

    Las dotes del vinagre como desinfectante y limpiador se conocen desde hace tiempo y utilizar sus cualidades en la limpieza de una mampara de ducha de cristal es un proceso fácil y sencillo. Veamos cómo hacerlo:

    • disolver el vinagre en agua caliente
    • aplicar a la superficie de la mampara
    • dejar actuar durante diez minutos
    • pasar un paño húmedo
    • sacar brillo con un paño seco

    Si la mampara tuviese manchas acumuladas durante un tiempo largo también existe una solución casera que consiste en mezclar vinagre y bicarbonato de sodio y diluirlo en agua caliente. Esta mezcla se aplicará por toda la superficie y se dejará por 20 minutos. Luego se procederá a retirar con un paño húmedo los restos del producto y a continuación se secara vigorosamente para que recupere el brillo perdido.

    A la mezcla de vinagre, agua caliente y las dos cucharadas de bicarbonato, algunos le añaden un chorrito de zumo de limón, con lo que aseguran se aumenta la efectividad de la mezcla y se obtienen resultados más rápidos.

    ¿Cómo mantener las mamparas limpias por más tiempo?

    Es más fácil de lo que imaginas, tan solo debes asegurarte de secarlas muy bien luego del baño diario. De este modo no se formarán las temidas marcas de agua que dejan las gotas, ni se acumularán las salpicaduras de jabón, champú y enjuague.

    Puedes hacerlo usando un paño seco, bien sea uno que no suelte pelusa o los especiales para cristales que se consiguen en el mercado, pero sin duda una espátula de goma o rasqueta te hará esta actividad diaria mucho más fácil.

    Otro asunto que preocupa a muchos es la aparición del temido moho, tanto por la sensación de falta de aseo que transmite su presencia, como por lo difícil que resulta eliminarlo. Dos buenas prácticas para evitar que surja son la buena ventilación del cuarto de baño y el aplicar zumo de limón una o dos veces por semana.

    La otra gran molestia son los hongos que por la humedad que se acumula en las juntas de silicona, pueden surgir. La solución es proceder a secarlas luego de cada baño y nuevamente procurar una correcta ventilación.

    Como habrás notado no hace falta realizar una fuerte inversión en productos para mantener siempre limpia la mampara del baño, así que manos a la obra!!

LLÁMANOS DESDE AQUÍ